ejercicio durante el embarazo

El Ejercicio durante el embarazo

En este artículo hablamos de los beneficios y riesgos del entrenamiento durante el embarazo.

More...

Desde hace unos años es muy común ver a mujeres embarazadas entrenando en centros deportivos y gimnasios e incluso realizando actividades colectivas.

El hecho de realizar ejercicio durante el embarazo es totalmente recomendable siempre y cuando no haya alguna alteración, lesión o prescripción médica que lo impida o lo limite.

  • ¿qué tipo de ejercicio se tiene que realizar en este periodo?
  • ¿con qué frecuencia?
  • ¿qué intensidad es la adecuada en cada fase del embarazo?

Hay una serie de pautas a seguir en cada fase del embarazo que podrían aplicarse de forma genérica.

Pero también es importante saber qué tipo de ejercicio realizaban estas mujeres antes del embarazo y, sobre todo, concienciarlas de que están embarazadas, que hay un ser que está creciendo dentro de ellas y que todo lo que hagan va a repercutir en su desarrollo.

ejercicio durante el embarazo

Cuando una mujer se entera de que está embarazada y, sobre todo durante el segundo trimestre, se siente eufórica y puede que se exceda en su entrenamiento.

No es consciente de que su frecuencia cardíaca ha aumentado junto con su volumen sanguíneo y que el feto, que ya tiene un frecuencia cardíaca elevada, también aumenta la suya cuando la madre hace ejercicio, llegando a tener consecuencias negativas si ésta es demasiado alta.

Por este motivo es un factor que tenemos que controlar.

Otro factor importante es la temperatura corporal que, si aumenta en la mujer, en el feto también va a aumentar y hay que tener en cuenta que la temperatura del feto siempre es más elevada que la de la mujer.

Por otro lado, el centro de gravedad de la mujer va variando durante todo el embarazo a medida que el útero y el feto van creciendo, este crecimiento también provoca aumento de peso de la mujer durante todo el embarazo.

ejercicio durante el embarazo

Estos cambios, junto con los hormonales, como la mayor producción de hormona relaxina que durante este período puede aumentar su concentración hasta un 10% más, va a tener consecuencias directas sobre sus articulaciones que deberá proteger reforzando su musculatura.

​También es muy importante el trabajo de la musculatura del suelo pélvico pues los cambios del embarazo y del parto hacen que sea una zona clave a trabajar por el aumento de la presión que le provoca el útero a medida que crece y para preparar el momento del parto intentando que esté entrenado para poder relajarse y permitir una adecuada dilatación que facilite el paso del bebé, así como favorecer su recuperación una vez finalizado todo el proceso.

​Un profesional analizará a cada embarazada y embarazo para organizar el entreno más adecuado creando las adaptaciones necesarias en cada fase.

Teniendo en cuenta el primer punto que mencionamos, una mujer que ya realizaba ejercicio habitualmente, podrá seguir realizándolo, no se dará cuenta de que esté embarazada hasta casi el segundo mes.

Pero el cuerpo nos puede dar pistas como estar más cansada y necesite recuperar más tiempo.

ejercicio durante el embarazo

De todas formas, en el momento que descubra que está embarazada, será conveniente que evite los ejercicios de alto impacto y aquellos que provoquen altas frecuencias cardíacas o grandes esfuerzos.

En este momento no se va a preparar para competir si no que va a preparar su cuerpo para absorber todos los cambios que sufrirá y sobre todo para afrontar el momento del parto y favorecer la recuperación postparto.

El entrenamiento deberá estar basado en movimientos y ejercicios que ayuden a controlar los cambios en el centro de gravedad fortaleciendo toda la musculatura para proteger las articulaciones.

El incremento de la relaxina provoca una mayor movilidad de éstas pudiendo llegar a rangos en los que no se tenga un buen control.

Las articulaciones de la pelvis serán un punto clave a reforzar porque necesitan mas control en los movimientos para favorecer el parto.

Este trabajo deberá hacerse integrando la musculatura del suelo pélvico a partir de posiciones y de movimientos que ayuden a reconocerla y controlarla.

También se tendrá en cuenta el trabajo de la respiración para evitar excesivas presiones en el suelo pélvico y ayudar a mejorar la función de la musculatura respiratoria con el diafragma ya que durante el embarazo, y sobre todo en la segunda mitad de éste, sufren por el aumento del útero haciendo que la respiración pueda ser un poco mas costosa.

Este trabajo se realiza integrándolo con la musculatura abdominal para ayudar también en el momento del parto a soportar las contracciones y colaborar en el nacimiento del bebé.

ejercicio durante el embarazo

​Se debe preparar el cuerpo para favorecer el crecimiento del bebé, proteger a la mujer y facilitar la recuperación postparto.

Marta Ribao Entrenadora Personal

Es muy importante ponerse en manos de especialistas a la hora de realizar ejercicio, sobre todo cuando depende de ti directamente otra vida cuyo principio es crucial para su posterior desarrollo.

Dejar un comentario

Ir arriba