02.

Casos de Post - Lesión

Rehabilitación: restablecer una persona o cosa en su antiguo estado. Esto quiere decir que, en el trabajo de rehabilitación se va a intentar restablecer la parte lesionada a su antiguo estado, antes de que empezara la molestia, dolor, falta de movilidad…

Esto es lo correcto cuando hay algún tipo de proceso inflamatorio, excesiva tensión (contracturas) o deterioro de tejidos ya sea a nivel óseo, tendinoso, ligamentoso, muscular, fibroso…, y que la estructura y los tejidos vuelvan al estado pre-lesión para recuperar la movilidad.

Pero desde una nueva perspectiva, hay algunos tipos de lesiones que ocurren porque el sistema NEUROMUSCULAR no esta preparado para el uso que le damos o el estrés al que  sometemos a las articulaciones a rangos que no tenemos estables.

El concepto de ESTABILIDAD tiene que ver con un concepto de fuerzas. Algo es estable cuando es capaz de soportar una fuerza en la dirección que se le aplica.

Hacer una articulación más estable es conseguir que la musculatura sea capaz de controlar las fuerzas que le llegan alrededor de la articulación

Por ejemplo:u

Muchos casos de tendinitis o de contracturas pueden ser debidos a un desequilibrio en las fuerzas que tienen que hacer nuestro sistema múscular ante movimiento que realizamos o esfuerzos que tenemos que llevar a cabo.

Refuerzo muscular, se ocupa del concepto que seguiría a la rehabilitación: LA HABILITACIÓN

Habilitación es hacer a una persona o una cosa apta o hábil para algo.

En este caso, intentaremos hacer hábil a nuestro sistema neuromuscular y fisiológico frente a estos estímulos que pueden causar problemas musculoarticulares.

Refuerzo Muscular busca la posible causa de esos daños en tejidos que muchas veces nos ocasionamos nosotros mismos al someter a nuestro cuerpo a movimientos repetitivos, tiempo excesivo de trabajo sin descanso o aplicar entrenamientos o esfuerzos que nuestro sistema no puede tolerar.

De ahí que busquemos la habilitación del sistema neuromuscular en posiciones donde es más inestable frente a cargas externas incrementando la habilidad de enfrentarse a ellas, consiguiendo hacer estables dichas posiciones.

El trabajo de refuerzo se basa en abrir lo máximo posible la comunicación entre mi sistema nervioso y mi sistema muscular, creando un plan motor en el que las debilidades encontradas dejen de serlo.
Podríamos decir que, en un sistema inestable, nuestro cuerpo vería un empujón o mantener una posición durante un tiempo, como si levantara 200 kg en ese ángulo.

No somos más fuertes por la cantidad de kg que levantamos, si no por la mejor capacidad contráctil que tiene nuestra musculatura. Levantar más kg es una consecuencia de esto y otros factores que nos podremos encontrar en un gimnasio.

No me muevo mejor porque levanto más kg: Levanto más kg. porque me muevo mejor. Mi sistema es más hábil para responder a cargas aplicadas a mi cuerpo, vengan de donde vengan.

La parte de refuerzo muscular es el impasse entre el chequeo y la activación con el entrenamiento. No podemos esperar que solo por pasar por una sesión de activación nuestro sistema quede reforzado sea cual sea el estrés al que se le someta.

Con lo cual empezaremos localizando estas debilidades y mediante diferentes ejercicios, aumentar el umbral de tolerancia en estas debilidades neuromusculares.

Para este tipo de sistema de progresión en el trabajo con tu cuerpo, la parte de refuerzo es la mas importante para cubrir ese impasse del que hablábamos antes y que, por ahora, nadie cubría, ya que el ejercicio físico está demasiado protocolizado.

Se habla de entrenamiento personal cuando realmente lo que se suele hacer son entrenamientos personalizados.

REFUERZO MUSCULAR ABRE UN NUEVO CONCEPTO DE ENTRENAMIENTO PERSONAL REAL, empezando a entrenar por donde eres mas débil para acabar donde eres más fuerte.

Rehabilitar es restablecer a una persona en su antiguo estado.

Se intenta dejar la parte estructural similar a antes de la lesión. Hay lesiones que son producidas durante el entrenamiento o una competición o en nuestro trabajo por repetir un gesto determinado muchas veces o estar en una posición durante un tiempo que nuestro sistema no llega a soportar llevándolo a trabajar con fatiga sobrecargando otros músculos que se encaran de COMPENSAR las debilidades.

Los patrones compensatorios se hacen cuando fatigamos músculos al hacer un determinado esfuerzo (a veces lo interpretamos como pequeño, pero había que estar dentro de nuestro cuerpo para juzgarlo) y empezamos a utilizar músculos que nos puedan ayudar a mantener esa actividad y que tienen una actividad neuromuscular mucho mas facilitada.

Otras veces ocurren porque simplemente nuestro sistema no esta preparado para hacer ciertos esfuerzos y se coloca en la posición en la que otra musculatura pueda ayudarnos a realizar dicho esfuerzo.

En los dos casos, los patrones compensatorios que nos permiten desarrollar estos movimientos, ejercicios, trabajo… tienen un precio:

Estresan musculatura que tiene que hacer más esfuerzo ya que, de 5 músculos que tenían que realizar un esfuerzo, igual solo 2 tienen la suficiente capacidad para llevarlo a cabo y trabajan por los otros  pudiendo llevar a producir inflamaciones de tejido y dolor.

Coloco el cuerpo en posiciones en las cuales puedo producir daños estructurales para mantener mejor la mecánica de los músculos compensatorios. Estos daños pueden ser entren otros artrosis, hernias discales, daños en meniscos y ligamentos…

Por proteger posiciones débiles en las cuales, bloquea rangos con contracturas o limitaciones de rango articular que obligarán a utilizar en exceso otras articulaciones para poder realizar esos movimientos con la consiguiente sobrecarga que hablamos en el primer punto.

Respecto a este último punto tenemos que tener en cuenta que nosotros solemos trabajar con orientaciones espaciales, quiero decir, que miramos dónde tenemos que poner la mano, el pie, la columna… pero no tenemos en cuenta cómo.

Todo esto nos lleva a que, una vez que el daño estructural es corregido (en algunos casos mediante cirugía que nos produce otro tipo de cambios en nuestro sistema), bajada la inflamación de tejidos o ayudar a reparar tejidos lesionados en la lesión, necesitamos que nuestros músculos sean más fuertes para hacerlo más hábil a la hora de controlar movimientos, optimizando de esta forma su función y no volver a estresar en exceso tejidos que ya han sufrido daños por esto.

Necesitamos entrenar nuestro sistema pero de una manera específica, localizando las debilidades y diseñando el entrenamiento a partir de reforzar estas.

A la hora de entrenar post-lesión, necesitamos una habilitación. Necesitas habilitar nuestro sistema para enfrentarse a nuevas cargas. Eso significa hacerlo hábil ante los nuevos estímulos a los que se le va a someter. Y para ganar esta habilidad necesitamos que nuestra musculatura se a más fuerte.

Llegar al gimnasio y hacer los mismos ejercicios a todo el mundo, sin un porqué, sin casi preocuparte por su objetivo y sin poder valorarlo de una manera adecuada no tiene sentido a la hora de evitar de nuevo un daño o una lesión.. Ahí estaba el hueco… y Refuerzo Muscular lo ha cubierto.

Ahora, las personas que salen de una rehabilitación, pueden habilitar su sistema para empezar a entrenar minimizando el riesgo de lesionarse de nuevo.

En todo esto juega un papel muy importante las sesiones de Activación Muscular para luego poder marcar el Refuerzo Muscular adecuado .

Una vez reforzado esto a nuestro “nivel de uso habitual”, pasaríamos a subir los niveles de fuerza contráctil de la musculatura, si fuese necesario, a través de diferentes tipos de entrenamientos correctamente planificados y programados, integrando los Refuerzos Musculares en sus ejercicios, centrándose en aumentar las cualidades para conseguir nuestros objetivos o metas propuestos.

No esperes más, comienza ya a mejorar tu rendimiento.